Del Ábaco a un Sistema de Gestión Contable

Tiempo atrás, los comerciantes de alguna u otra manera buscaban la manera de realizar sus transacciones pues sabían que era importante recibir un valor equivalente a lo que intercambiaban. En un inicio el trueque cumplía con este objetivo y al surgir la moneda los valores se iban incrementando.

Desde la aparición del comercio, la contabilidad ha representado una oportunidad para llevar a cabo una buena administración, ya sea de mercancías o de dinero en sí y su constante evolución ha representado grandes oportunidades para las actividades comerciales en las que participe el hombre. Es una disciplina que debe facilitar el registro, clasificación y organización de las operaciones de un negocio con el fin de interpretar resultados.

Por qué sin un CRM en la Empresa estamos perdidos

Customer Relationship Management o mejor conocido en español como Gestión de Relaciones con los Clientes, se ha convertido en una poderosa herramienta de las empresas para saber cómo y a quién venderle.

Bien decía Walt Disney “Hagas lo que hagas, hazlo tan bien que vuelvan y además traigan a sus amigos”, ¿esto qué significa?; pues bien, esto quiere decir desde el contexto empresarial que si los clientes son tratados como se merecen y lo perciben como tal entonces existen altas probabilidades que se mantengan fieles a nuestra marca

Cómo Hacer de la Inteligencia de Negocios mi Arma Secreta

Para enfrentarnos a la competencia resulta bien contar con un “as” bajo la manga, éste debe actuar en el momento en que lo necesitemos y dejar sin respiro a nuestro rival. La Inteligencia de Negocios representa esta oportunidad y el introducirla a la empresa puede convertirse en el detonante para indicarle a los enemigos (empresarialmente hablando) que hemos llegado a la cima y que de ahí nadie nos va a mover.

Qué Tipo de Líder Eres y Cómo Aprovecharlo

Los líderes en la empresa son aquellas personas que guían las operaciones de los equipos de trabajo para lograr determinados objetivos, su función debe ser precisa y, de ser posible, libre de errores, pues son quienes marcan la dirección a seguir. Por obvias razones no todos ejercen su liderazgo de la misma forma, las personalidades que gobiernan las empresas son tantas que es imposible establecer un proceso para hacerlo.