Han pasado 10 años desde que la comprobación fiscal en México evolucionó, el cambio es notorio desde que iniciamos a realizar documentos digitales y dejamos atrás las facturas en un bloc de hojas. Este cambio es en beneficio para todos gracias al Servicio de Administración Tributaria (SAT) de México, al facilitarnos el cumplimiento de nuestras obligaciones tributarias.

Migrar a utilizar las tecnologías de información como una herramienta para realizar documentos digitales, obliga a muchas empresas a adquirir sistemas para realizarlos.

Para poder realizar Facturas Electrónicas es un requisito hasta el día de hoy contar con firmas electrónicas y certificados de sellos digital, es necesario tener un sistema que nos permita emitir y registrar la factura en lenguaje XML, (lenguaje utilizado para la lectura de estas sin que intervenga una persona).

Todo contribuyente conocía el término facturas o comprobante de ingresos, tenías que ir a una imprenta autorizada por la Secretaría de Hacienda y solicitar la impresión de facturas en un bloque, en ella se escribían los datos del cliente y el concepto por el cual se estaba entregando la factura para poder deducir impuestos. La información que debía tener la factura era: Folio (proporcionado por SAT), Datos del impresor, número de autorización, fecha, información del receptor, hasta que las facturas evolucionaron incluyendo vigencia por disposición oficial.

También te puede interesar: ¿Qué es y cómo se emite una Factura Electrónica?

El inicio de la Facturación Electrónica en México

En 2010 inició el cambio con el código de barras, primer cambio en las empresas para realizar la migración a factura electrónica, los impresores aún tenían oportunidad de realizar impresiones de facturas incluyendo el código de barras que en ese entonces era posible descargar en la página del SAT. Si contabas con un Sistema de Facturación la realizas desde tu sistema.

Para 2014 oficialmente la Factura Electrónica se volvió obligatoria para todos los contribuyentes dejando atrás a las imprentas y realizando un cambio importante para nuestro país. Un cambio en la parte contable para todas las empresas y personas físicas, la Secretaría de Hacienda tiene muy claro hacia donde quería llegar, facturación electrónica, contabilidad electrónica, proveedores que procesan y verifican declaraciones por medios electrónicos.

Factura electrónica evolución en Mexico

La historia y evolución

¿Cómo fue la evolución de la factura en nuestro país? Vamos a darle un vistazo a la historia… Desde 1873 se inició el uso de la facturación impresa en papel, poco a poco se fueron incorporando requisitos fiscales para que pudiera ser válida a la hora de verificar gastos e ingresos. No se tenía un control ante la administración tributaria por la falsificación de estas, y existían documentos donde no podías identificar las compras, emisores falsos, devoluciones por saldos a favor.

1990: Al final de este año inicia la revolución del Internet y es adoptado en el mundo con una competencia global impresionante, se populariza el comercio electrónico en las grandes empresas y las Pymes empiezan su proceso de cambio a la tecnología, para este año surge el Comité de Factura Electrónica & AMECE.

2004: El Servicio de Administración Tributaria (SAT) aprueba la facturación electrónica como un medio de comprobación fiscal a través del marco legal y regulación operacional del Comprobante Fiscal Digital (CFD), bajo el modelo diseñado del Comité de Facturación Electrónica conformado por 45 empresas pertenecientes a AMECE.

2005: La factura electrónica inicia con la versión 1.0 aunque no era obligatoria pero ya se empezaba a realizar facturación. Sin ser en gran volumen ya se convertía en una realidad palpable.

2009: El SAT permite 2 opciones para realizar Facturas Electrónicas: Medios propios o a través de auxiliares (era necesario solicitar los números de folio y serie al SAT) Facturas impresas con mínimo de facturación.

2010: A mediados de septiembre de ese año es publicado en el Diario Oficial de la Federación la creación del CFDI o Comprobante Fiscal Digital por Internet. Este sería el nuevo modelo a seguir para la facturación electrónica en nuestro país, es aquí donde entran los Proveedores Autorizados de Certificación (PAC) que son los responsables de realizar la validación del documento y presentarlo ante el SAT. Al incluir este esquema abre muchísimas facilidades al contribuyente, dejando al PAC encargado de todo el proceso.

2011: Poco a poco, el SAT ha empezado a ingresar a todos a la facturación, para este año existían 3 métodos de facturación; el CFDI, que obligaba a todas las empresas con ingresos mayores a los 4 millones de pesos, el CFD, emisión del comprobante por medios propios y el CBB (código de barras bidimensional) que podían facturar comprobantes impresos para ingresos que no superan los 4 millones de pesos.

2014: Este año comenzó con la obligación para todas las personas que tuvieran ingresos superiores a los 250,000 pesos al año e inicia la emisión de los recibos de nómina para todos los empleados. Con este gran paso desaparece la facturación por CFD y CBB.

2017: El 1° de julio se realiza el cambio en los CFDI, de la versión 3.2 entra en vigor la nueva versión 3.3, incorporando grandes cambios. La estandarización de información a través de los catálogos, la disponibilidad de la validación que contiene el CFDI a todos los usuarios del SAT, con el único objetivo de elevar la calidad de información que recibe el SAT.

A partir del 1° de diciembre la versión 3.3 será la única versión válida para la emisión de facturas electrónicas y deberá incluir el complemento de recepción de pagos y el proceso de aprobación para la cancelación de facturas electrónicas.

2018: Debes contar con un buzón tributario a partir del 1 de enero para ejercer el derecho de aceptar o negar la cancelación de un CFDI.

Con todos estos cambios realizados a nuestro Sistema de Facturación electrónica, México ya es considerado uno de los países más avanzados en este tema, desde sus inicios, hasta el día de hoy se han realizado millones de transacciones en este tema y con el paso del tiempo seguirá incrementando el volumen de facturación de una forma segura y transparente para todos.

Facturar en Línea